Represas

Las grandes represas tuvieron su auge principal en el siglo XX. Se proyectaron grandes emprendimientos hidroeléctricos que inundaron grandes extensiones de territorio, aunque no para beneficio de las poblaciones, como generalmente se argumentó, sino para proveer de electricidad barata a grandes industrias electro-intensivas, lo que dejó como saldo contaminación, pobreza y más deuda externa.
Según el informe de la Comisión Mundial de Represas, han desplazado entre 40 y 80 millones de personas en el mundo entero, pobladores que han sido forzados a dejar sus hogares y estilos de vida. El mismo informe concluye que los beneficios de las grandes represas fueron casi siempre sobreestimados, y los daños ignorados.

Con los proyectos Garabí y Roncador se han reflotado los planes de represamiento en el río Uruguay, y nuevamente se habla de la construcción de represas en el río Bermejo. Sitios prístinos y de gran belleza en La Patagonia están amenazados por una serie de represas propuestas en el río Carrenleufú en la provincia de Chubut.

Represa Yacyretá (Paraguay / Argentina)
El tramo del río Paraná compartido por Paraguay y Brasil, y por Paraguay y Argentina, es uno de los más afectados por este desarrollo, con dos de las mayores centrales hidroeléctricas del planeta (Itaipú y Yacyretá) ya construidas, y la de Corpus proyectada, que eliminará el único tramo del río Alto Paraná que corre aún libremente entre la represa de Itaipú y el embalse de Yacyretá, ahora fuertemente promovida por los gobiernos de Paraguay y Argentina.
La represa y central hidroeléctrica Yacyretá es un típico mega-proyecto, diseñado y comenzado a construir durante las dictaduras militares que gobernaban Argentina y Paraguay en la década del 70. El proyecto estuvo plagado de atrasos, corrupción, disputas, cambios políticos y abusos de poder que perjudicaron progresivamente a la población afectada. Los escandalosos sobrecostos y la continua falta de voluntad política para proveer la financiación para los necesarios programas de relocalización, compensación y mitigación agravaron aún más los impactos de la obra, de por sí profundos.
Si el embalse se eleva de su nivel actual de 78 metros sobre el nivel del mar a su nivel programado de 83 metros, inundará un total de 29.000 hectáreas en Argentina y más de 93.000 hectáreas en Paraguay, donde se incluyen ecosistemas únicos de gran diversidad biológica, especies endémicas de fauna y flora y hábitats ancestrales de comunidades indígenas.
Proyecto de represa Corpus (Misiones, Argentina)
La campaña por el NO a Corpus busca evitar que se sigan agrediendo a los habitantes de la provincia de Misiones, a los recursos naturales y a la región en general; se trata de impedir la pérdida del último tramo libre del Río Alto Paraná y sus características propias. Se sabe que la superficie que originalmente cubría de selva paranaense a Misiones era de 2.700.000 hectáreas. Actualmente queda menos de la mitad de hectáreas de bosque nativo, de las cuales 450.000 corresponden a áreas protegidas. En el plebiscito vinculante del 14 de abril de 1996, en el que votó el 62,85% de los electores de la provincia de Misiones, un 88,63% (es decir 9 de cada 10 ciudadanos) dijo “NO a la Construcción de la Represa Hidroeléctrica de Corpus cualquiera sea su lugar de emplazamiento sobre el Río Paraná”.

fuente: taller ecologista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: