PRONUNCIAMIENTO ANARQUISTA CONTRA EL TPP

El trasfondo político del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (Trans Pacific Partnership) ó TPP, es la disputa hegemónica entre EEUU y la China de los mercados internacionales en la ruta entre ambas de orillas del Pacífico (Asia y América), frente al Área de Libre Comercio Asia Pacífico (FTAAP) impulsada por China, los EEUU promueve el TPP en 11 Estados: Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, México, Chile y Perú, a fin de liberalizar el comercio y la inversión de dichas economías, antes del 2020. Cabe señalar que dichos Estados concentran el 40% del Producto Interno Bruto Mundial.

SOBRE LA “SOBERANÍA”
Frente a quienes critican que el TPP afecta la soberanía de la población, al haber sido elaborado y firmado en forma “secreta” y “antidemocrática”, hay que señalar que la “soberanía” sobre las riquezas de las naciones no pertenece al pueblo ni al proletariado en el actual sistema capitalista. Menos al Estado que simplemente las reparte al mejor postor.
Ningún tratado promovido por los capitalistas se hace pidiendo permiso al pueblo o a los explotados: Se gesta entre los poderes económicos y políticos y se impone. Así opera el sistema de dominación a nivel local, regional o global. Por tanto, la “democracia” dentro de un sistema económico basada en la propiedad privada de los medios de producción por parte de una élite económica, jamás ha existido ni existirá. Por ello, el carácter y métodos de la lucha por la emancipación social escapa a los límites y mediación de la “democracia burguesa” y son esencialmente anticapitalistas.

CENSURA DE INFORMACIÓN EN INTERNET
Con el TPP se penará con multas y pena de cárcel el compartir contenido con copyright en Internet (libros, artículos, música y videos virtuales) para lo cual se implementará una red de espionaje legal, de la que formarán parte obligada las propias proveedoras del servicio de Internet. Esto permitirá la censura de diversos contenidos hasta ahora permitidos en la red. También se aumentará el tiempo de protección a los derechos de autor (de 50 a 70 años), alejando del dominio público obras necesarias en la investigación y educación.

CONTROL SOBRE LO QUE COMEMOS
El TPP permitirá a las grandes corporaciones transnacionales patentar tanto las semillas como las técnicas agrarias para usarlas. Además, introducirán una semilla única y transgénica para los sembríos. Esto obligará a los campesinos a comprarla y sembrar este producto artificial. Quedarán prohibidas prácticas tradicionales entre los campesinos, como el intercambio de semillas, y se restringirá el intercambio de técnicas agrícolas. El TPP también avala la biopiratería, pues autoriza la patente de plantas aunque hayan sido desarrolladas por los agricultores.
Una consecuencia grave de todo esto sería el alza en el precio de los productos alimenticios. Así se expresa la apropiación privada y estatal de los medios de producción -en este caso la agricultura-, y cómo funciona la maquinaria capitalista en el libre mercado, donde se refuerzan las condiciones para una mayor acumulación de riquezas, de estos “vampiros” que explotan a la clase trabajadora.

MEDICAMENTOS MÁS CAROS
El TPP dispone la “protección” de los datos de prueba (ensayos clínicos del medicamento) a cualquier nuevo producto farmaceútico, por un mínimo de 5 años a más años, e impide la producción a terceros durante ese periodo.
El TPP extiende las patentes de fórmulas farmacéuticas desde 5 a 8 años más. Además, en caso de demora en tramitación de patentes, se alarga por 20 años la compensación. Esto restringirá el acceso a medicamentos genéricos por más tiempo, lo cual encarecerá el tratamiento de enfermedades como el cáncer, el VIH, la diabetes, entre otras. De esta manera, el tratamiento de males que la misma industria del consumismo genera en la población, encarecerá el servicio de la salud para los más pobres. Quedará impedida la compra de medicamentos alternativos o genéricos y su adquisición aunque sea por donaciones. Esto permite una mayor mercantilización de la salud.

DICTADURA DE LAS CORPORACIONES
El TPP permitirá que una empresa demande a un Estado si alguna ley o norma afecta sus ganancias, pues ese acto podría considerarse una “expropiación indirecta”. Las corporaciones llevarán sus denuncias contra los Estados a los Tribunales de Arbitraje Privados o ISDS (Sistema Internacional de Solución de Disputas entre Inversionista y Estados) cuyos fallos tendrán carácter vinculante, aunque contraríe las leyes del Estado demandado. Además, los inversionistas serán compensados por sus inversiones ya realizadas, y por la pérdida de los beneficios que esperaban obtener, con millonarias “indemnizaciones”. Para cubrir estos gastos, el Estado incrementará los impuestos a sus contribuyentes.
El TPP establece que las políticas ambientales no serán barrera para el comercio. Reduce la “responsabilidad ambiental” de las empresas a “aportes voluntarios” y “autoregulación”. Los estados miembros estarán obligados a adecuarse a los estándares que fije el TPP, por encima de sus normas internas. Con un Parlamento genuflexo, los derechos laborales y sociales desaparecerán de nuestra legislación.

SACUDIR LAS CADENAS HASTA ROMPERLAS
Antes esta nueva ofensiva del gran capital, sólo cabe la organización autónoma de lxs explotadxs y oprimidxs, y sacudirnos las cadenas en rebelión hasta romperlas. De esta manera, desde nuestros barrios, comunidades, centros de trabajo, de estudios, etc., con acción directa y autogestión, tejer una red de resistencia anticapitalista, que no debe quedar en nuestra región sino extenderse al contacto o coordinación con otras regiones bajo el yugo del sistema capitalista.
Pero esta organización y respuesta al capital no debe quedar en una defensa pasiva de “derechos” en peligro, sino ser un llamado a asumir una autodefensa activa para construir un movimiento popular con perspectiva de revolución social. Mediante principios como la autonomía, la autogestión, el apoyo mutuo y la acción directa ir juntando a los afines, y deslindar con el oportunismo y el reformismo que solamente buscan maquillajes al sistema explotador y opresor.
El camino de tratar de un cambio social hecho de parches al sistema o manejado desde el Estado y con la supervisión de ONGs, no debe engañarnos. Menos la fórmula vieja de la estafa electoral, con la que siguen embaucando al pueblo los partidos burgueses, es decir, la derecha y la izquierda del capital. Esta es historia vieja y sólo ha significado más abuso, miseria, masacres y persecución para apagar la auténtica lucha autónoma de lxs oprimidxs y expIotadxs.
No tememos los ataques de la represión estatal y de los partidos al servicio del gran capital. No tememos a los traidores: Los enfrentaremos y desenmascararemos. Somos hijxs del pueblo y militantes activos del proletariado, dispuestxs a enfrentar cada arremetida. Declaramos que esta guerra social la perderán el gran capital, los explotadores y los opresores, porque la clase trabajadora organizada crecerá en fuerza y en contundencia en cada una de sus acciones.

¡CONTRA LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA Y SUS ESTADOS SIRVIENTES!

¡NO AL TPP, TRATADO DE LA MUERTE!

¡INFÓRMATE Y ACCIONA!
https://www.facebook.com/juventudanarquistalima/videos/1704491299815056/?__mref=message_bubble

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: