COMUNIDADES INDÍGENAS Y CAMPESINAS SE MOVILIZAN PARA ENCONTRAR Y EXPULSAR A GRUPOS PARAMILITARES

El día 30 de noviembre, a las 11pm, un joven que había escapado del cautiverio que le impuso un grupo paramilitar que a un no se ha logrado identificar, llegó a la vereda Llano Guavito, y denunció que él había sido secuestrado el día 28 de Noviembre, luego fue llevado un guadual ubicado en las inmediaciones de una de las grandes haciendas dedicadas a la producción de caña, al parecer propiedad del ingenio Castilla. Allí permaneció amarrado y descubrió que este grupo está conformado tanto por civiles como por hombres que utilizan uniformes camuflados, armas de largo alcance y equipos de guerra, además se conoció que este grupo tenían secuestrado otros dos indígenas, un hombre y una mujer, que también lograron escapar de su cautiverio, sin embargo hasta el momento no se conoce el paradero de estas dos personas que al parecer pertenecen a las comunidades de Corinto y Huellas.

Pese a las acciones de violencia, las comunidades indígenas del norte del Cauca reconocen que solo la solidaridad, la organización y el ejercicio legítimo del poder de las comunidades sobre sus territorios, es la única alternativa que tienen para defenderse contra las acciones de terror del paramilitarismo. Es por ello que, al conocer estos hechos las comunidades indígenas convocaron a todos los resguardos del Norte del Cauca y a las organizaciones campesinas para movilizarse en una acción de control y defensa del territorio. Esta movilización se planeó con el fin de defender la vida y garantizar la seguridad de las comunidades ante la re-configuración y avance del paramilitarismo en el Norte del Cauca.

Las comunidades indígenas y campesinas se movilizaron desde las 10 de la mañana para encontrar a esta organización armada, liberar a todo comunero que se encontrara aun en cautiverio y expulsar a esta organización del territorio. Hasta el momento, pese a sus intensos patrullajes, no se ha logrado encontrar a los miembros de esta organización.

Avance de la violencia paramilitar en el Norte del Cauca:

Los hechos que han tenido ocurrencia en el resguardo de López Adentro no están aislados, hacen parte de una cadena de acontecimientos que afectan a todas las comunidades indígenas del Norte del Cauca, y que tiene por fin la intimidación y la destrucción de los procesos organizativos de las comunidades, lo que pone en grave riesgo la integridad y supervivencia de la cultura del pueblo nasa.

Para el día Martes 29 a las 8pm, una camioneta de color gris, en la que se transportaba un grupo de hombres armados, hizo presencia en la vereda el Chorrillo perteneciente al resguardo de Huellas. El vehículo realizó rondas dentro del territorio indígena. Para defender la vida de los habitantes la Guardia Indígena hizo presencia en el lugar y les pidió identificación a estas personas las cuales, ante la presión, manifestaron pertenecer a la Policía Nacional. La comunidad indígena, haciendo uso de su derecho a garantizar la seguridad y la convivencia en los territorios de resguardo, procedió a retener y luego entregar a las autoridades civiles y organismos de derechos humanos a este grupo de policías.

Por otro lado, existen pruebas sobre la aparición de panfletos firmados por las AUC y las Águilas Negras en los cuales se hace explicita amenazas de muerte contra comuneros que hacen parte de los procesos de liberación de la tierra en el Norte del Cauca, como contra la comunidad indígena en general que, con el secuestro y retención ilegal de los últimos días, se han comenzado a materializar.

Las acciones de persecución ilegal e intimidación de las últimas semanas contra las comunidades indígenas deben ser leídas en la difícil violación y vulneración de los derechos humanos contra las comunidades indígenas y campesinas que, en el último año, registran el asesinato de más de 38 personas en el departamento, por lo cual el Alto Comisionado para la protección de los derechos humanos de las Naciones Unidas en Colombia, se ha visto obligado a exhortar a las autoridades nacionales para que cumplan con su obligación de garantizar el derecho fundamental a la vida, sin que hasta el momento se hallan tomado medidas eficientes de protección de las comunidades.

Se hace un llamado a las organizaciones de derechos humanos, movimientos sociales, estudiantes, trabajadores y organizaciones comunitarias para que expresen su rechazo y solidaridad activa en defensa de la vida de las comunidades indígenas y campesinas. Sólo con la solidaridad real y la movilización de los sectores populares es posible enfrentar y superar la nueva etapa de avance del paramilitarismo en Colombia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: