La sequía que azota a Bolivia: consecuencias de un “extractivismo salvaje”

El país andino lleva más de un mes bajo emergencia oficial por las sequías. En diálogo con Sputnik, el activista ambiental boliviano Miguel Ángel Crespo atribuyó el problema al modelo económico del “extractivismo salvaje”.
“Estamos hablando de unas ciudades de más de dos millones de habitantes sin agua. No se va a solucionar a corto ni a mediano plazo porque esto es resultado de un modelo extractivista que se ha llevado adelante. La minería usa agua sin ningún control, desvía aguas y contamina las mismas en la cordillera, y también está la expansión de la frontera agrícola para la producción de soja”, aseguró a Sputnik Miguel Ángel Crespo, director de la organización ambiental boliviana Probioma.
Bolivia enfrenta la sequía más aguda de los últimos cien años
La interacción del clima con el ecosistema de la zona provocó el peor déficit hídrico en el país en los últimos 100 años. De acuerdo con el activista, seis de los nueve departamentos del país sufren actualmente con la escasez de agua, incluidas las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Potosí. La capital boliviana enfrenta un régimen de racionamiento del agua potable que ha impactado la rutina de los habitantes. “Muchos hospitales han tenido que suspender cirugías por el tema del agua. Muchos de los hoteles que existen están precisamente en las zonas afectadas, lo que ha bajado el flujo de turistas. Los colegios han tenido que suspender las clases y adelantar las vacaciones. La población en general, de ingresos altos, medios o bajos, ha visto cambiarse totalmente sus horarios. La gente tiene que estar atenta a la llegada de los vehículos que les proveen aguas en baldes, en tachos, en lo que sea, porque no hay agua. Abres la canilla y no hay”, reforzó Crespo.
Bolivia decreta emergencia nacional por sequía y escasez de agua
Para Crespo, la situación tiende a agravarse debido a la continuidad del modelo económico concentrado en la extracción “salvaje” de bienes naturales y la expansión de la agricultura. “Entre 2005 y 2015 se han deforestado más de cinco millones de hectáreas en las regiones de Chiquitanía y Amazonía. Eso tiene un efecto acumulativo que ha germinado un corte en el ciclo de las lluvias”, explicó. A su juicio, aunque se incrementara el volumen de agua en la época de lluvia que se suele extender hasta febrero, no sería lo suficiente para abastecer el país. “Normalmente se requiere 800 litros por segundo para proveer de agua solo la ciudad de La Paz. El nivel de las represas bajó a 60 litros por segundo y ahora que ha llovido subió a 210 litros”, señaló. “Si se mantienen las lluvias no se va a llegar al tope de 800 litros, se va a llegar, exagerando, a 420. Pero después se acaba la época de lluvias. El tema es muy grave”, lamentó Crespo. “Es un recurso vital. ¿Cómo es posible que no se haya previsto eso?”, cuestionó.

Más: https://mundo.sputniknews.com/ecologia/201612171065627713-bolivia-extractivismo-agua/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: