Palabras en el marco del Mes por la Tierra…

Recuerdos e ilusión de una tierra salvaje

Observo y paso a cuenta de mí entender que aquello que antes era color tierra ahora es color cemento; que ahí donde antes veía arboles brotar frutos ahora veo grúas y cigüeñas que nada tienen que ver con esos árboles y muchos menos con fruto alguno.

El aire ya no es el mismo, es probable que el que huelo ahora sea el mismo o peor que el de hace algunos años, porque donde me encuentro el olor a tierra mojada prácticamente no se siente; un poco se huele la lluvia cuando está por caer recordándome lluvias de antaño y calles de barro, pero solo un poco.

Definitivamente mis percepciones y sensaciones del entorno que atravieso han cambiado y quiero que así sea, pero hay algo que nada cambia y que me prometo nunca va a cambiar. Y es que no hay manera de conectar, como se conectaban los ríos antes de esos derrames, mis deseos a los de este mundo (si es que los tiene); que sus formas nunca encajaran, como encaba el verde de los frutales con el atardecer del cielo,  en el fluir de mis acciones; que sus violentos ritmos chochan, como chocan los engranajes de sus máquinas mientras continuamente extraen petróleo, con mi destiempo; y que su camino nunca verá, como ya no se ven tan fácilmente las liebres corretear por las chacras lindantes, la huella de mis impertinentes pasos.

Porque no tengo camino sino un escenario donde suceden cosas. Y algo de lo que sucede es que mi escenario está atravesado por grises y pocos colores, por parafernalias y nociones que desarrollan proyectos que no son los míos o que ni siquiera se asemejan a lo que busco que no es el fin de algo determinado sino que es inefable  pero claro y trasparente como solía ser el agua que tomaba de la canilla o en la que ilusionaba nadar y zambullirmeal llegar el verano.

La tierra atraviesa mi escenario y cada vez de manera más escaza. Casi nunca la toco con mis manos y ni siquiera embarra mis pies. Pero sé que está porque aún estoy yo. Y no necesito seguir parafraseando sobre mis recuerdos aludiendo que la tierra soy yo. Simplemente necesito seguir haciendo lo que quiero, potenciarlo y expandirlo. Y lo que quiero es una tierra salvaje, es decir, que tu progreso se marchite en la conflictividad insurreccional con mis anárquicos deseos.

Escrito en Junio del 2017; por el Mes (y toda una vida) por la Tierra y Contra el Capital

mes por la tierra.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: